arrow-grey
Novedades
August 30, 2021

Alarma en el sector productivo por la disparada del costo del flete marítimo

Estiman que podría tardar dos años en normalizarse. Comienza a haber problemas en la provisión de insumos y en la viabilidad de algunas exportaciones, tras el salto en los servicios de transporte

La disparada en el costo de los fletes marítimos ya comenzó a encender las alarmas en el sector productivo argentino, que empieza a tener dificultades en la provisión de insumos y pone en duda la viabilidad de algunas exportaciones, que ahora deben afrontar pagos mucho más altos para poder colocar esa mercadería en otros continentes.

Así lo advirtió en un informe la Cámara de Importadores (CIRA), en el que detalló el impacto sobre un comercio exterior que depende en un 80% de su volumen y un 70% de su valor de buques de carga, de los que el 52% se realiza por medio de contenedores. La entidad recordó que durante el 2020, los principales consorcios que brindan este servicio sortearon la crisis mediante una restricción en la “oferta” de naves y la suspensión de puertos de escala

Así, durante la pandemia de coronavirus (Covid-19) consiguieron ganancias récord por medio de esta estrategia, y que, sin embargo, la mantuvieron a pesar de la normalización industrial primero de China y luego de Estados Unidos. Todo en un mercado en donde el 80% está concentrado en apenas tres consorcios de navieras, lo que ya valió un primer inicio de investigación en los EE.UU., tras la denuncia de un fabricante.

A ese escenario se sumó recientemente diversos brotes de Sars-Cov-2 en puertos chinos y, previamente, el bloqueo del Canal de Suez por parte del Ever Given, que generó demoras en todo el globo, enumeró la CIRA.

“El índice Xeneta para el tráfico entre el Norte de Europa y la Costa Este de América del Sur se mantuvo estable alrededor de los US$ 1100/FEU (contenedor de 40 pies) entre agosto de 2020 y febrero de 2021. Ahora está en el orden de los 3.700 dólares. El índice FBX, para el mismo tráfico, pasó de los 900 a los 3.300 dólares en el mismo período”, explicó el experto Lars Jensen al ser consultado por la Cámara para el informe.

“Si faltan buques en las rutas que más demandan y más pagan, se los saca de las rutas con menos demanda y que menos pagan. Si falta bodega en la costa este de América del Sur, el pronóstico puede incluso empeorar. Porque los armadores y los operadores de buques elegirán colocar sus buques en las rutas donde tengan más rentabilidad”, clarificaron los importadores.

El problema es que esa situación también se traslada a los contenedores, cuya reserva “hoy se volvió una odisea”.

Según la Unctad, la Conferencia para el Transporte y el Comercio de la ONU, el problema llegó para quedarse y estiman que una normalización del costo de los fletes a sus valores históricos tardará al menos dos años.

Desde el sector productivo confirmaron a BAE Negocios este diagnóstico, al que también sumaron la falta de personal en los puertos de Estados Unidos porque los salarios del sector no son lo suficientemente altos como para compensar los subsidios por desocupación que paga la administración de Joe Biden.

Al mismo tiempo, algunos sectores como los jugueteros argentinos lograron sacar tajada de la situación, dado que la disparada en los fletes encareció la llegada de productos chinos, aunque los expertos creen que esa ventana no tendrá demasiado tiempo de duración.

“Es un tema bastante complicado sobre todo para un país como Argentina en donde, como ocurre con los camiones, los barcos se llevan más que lo que traen”, graficó una fuente del mundo empresario.

“Una naviera hoy debe decidir entre aceptar una reserva de un contenedor para un exportador o mover rápidamente ese contenedor vacío a un mercado más estable y rentable”, explicó CIRA respecto a este punto, dado que “las economías rezagadas en la exportación de valor agregado (la Argentina) enfrentan un peligroso desbalance en su mix de importaciones y exportaciones en contenedores”. “Un contenedor, en un mercado de fletes desbocados como el actual, vale ‘oro en polvo’”.